Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2012.

Un lucero para José María

Publicado: 04/07/2012 01:32 por Francisco Torres en División Azul
20120704013202-ortin-par-articulo.jpg

 

Mi recuerdo de José María Ortín Cano es imborrable. Calles de Platería y Trapería. Siempre con sombrero y en el ojal de la chaqueta la insignia divisionaria. Nos conocimos hace casi treinta años. Recuerdo, como si fuera ayer, nuestras conversaciones en la antigua Hermandad de los Alféreces Provisionales. Alguna guardo en cinta magnetofónica. Estuvo siempre por encima del correr de los tiempos. Nunca quiso doblegarse. Me decía, hace menos de un año, sentado en el sillón de su casa, que siempre en su despacho de la antigua organización sindical tuvo una orla donde figuraban todos los voluntarios de la capital murciana hasta que se jubiló ya muerto Franco y transmutado el signo político. Nunca le estorbó aquello de lo que se sentía profundamente orgulloso.

José María nos ha dejado.  Tenía noventa y cinco años, pero la última vez que le vi seguía tan animoso como siempre y no mucho antes mantenía la voz de una de sus más preciadas aficiones, el canto. José María fue de los que con el coro aguardaba dentro de la catedral murciana para la misa cantada que se ofició cuando sus compañeros divisionarios, presos en el GULAG, regresaron a Murcia en 1954.

Recuerdo cómo se emocionaba cuando me relataba el día que regresó del frente ruso. En su pueblo, Guadalupe, una pequeña localidad de extrarradio de Murcia, le recibieron con cohetes y banda de música. Era un héroe local: “me llamaban el caudillo porque dicen que me parecía a Franco”. De allí habían salido tres voluntarios. Tres amigos que decidieron marchar a la División Azul: “estábamos en un bar por la tarde y no recuerdo quién dijo ¿nos vamos a la División?”. Dicho y hecho. Los tres, José María, César, Ángel, fueron seleccionados. José María era un hombre de profundas convicciones religiosas, como lo era su amigo Ángel. Los tres fueron a Rusia a combatir al comunismo. José María ya lo había hecho durante la guerra civil. Consiguió llegar a las filas nacionales. Fue herido y condecorado.

En Rusia, casi con remordimiento, me contaba “me mandaron a la Plana Mayor, a pechar con dos caballos, ¡como era un chico de huerta!. Pero aquellos caballos estaban resabiados. Yo creo que sólo entendían el alemán”. No estuvo en primera línea. Sus andanzas en el frente discurrieron por la retaguardia lo que le permitió conocer al pueblo ruso, hacer amistad con aquellos hombres: “acudía a los pueblos a buscar suministros, patatas y esas cosas… iba confiado con mi carro… Fíjate que casi nunca llevaba el arma dispuesta. Iba tirada con las otras cosas”. Recordaba con amargura a un chico del SEU que no pudo resistir la dureza de los combates, las penurias, y que intentó desertar. Le fusilaron. Y a ellos, voluntarios falangistas, les dio un escalofrío de dolor por aquel camarada. Aficionado a la fotografía era uno de los divisionarios con cámara, aunque con el paso del tiempo muchas de esas instantáneas se perdieron: “Fotos en las noches blancas haciendo guardia”. Entre las que conservaba algunas del tiempo de descanso. Como si no hubiera guerra: bañándose con los amigos en el río, montando a caballo en bañador.

Siempre recordaba a su amigo Ángel. Caído en el frente por una bala perdida el mismo día que había notificado a su madre que volvía mientras buscaba un regalo para su novia. Quizás por eso conservaba la foto que se hizo ante la tumba del amigo y el camarada para traerla como testimonio a España. Lamentablemente no pude decirle que el cuerpo de Ángel hoy reposa en Pankova. José María también dejó a su novia. Se enteró después que se había ido.

Se encrespaba cuando alguien decía que los voluntarios fueron a Rusia a la fuerza: “yo no conocí a nadie que fuera obligado, algunos muchos años después han dicho…” Me relataba la discusión que un día tuvo con alguien que afirmaba que fue a la fuerza desde el cuartel de artillería de Murcia. Y ante la vehemencia de José María el individuo tuvo que reconocer que pidieron voluntarios y él, como muchos, dio el paso al frente y luego le seleccionaron. Naturalmente acabó alegando que “cómo no iba a dar el paso al frente en aquella época”. Hace menos de un año me decía: ¿qué pocos quedamos?”. Estábamos repasando unos listados de la Hermandad Divisionaria de Murcia.

Hoy José María, setenta años después, se habrá vuelto a encontrar con Ángel. Se habrán dicho tantas cosas. José María nos ha dejado con el orgullo de haber servido en las filas de la División Azul. A buen seguro que su fe falangista habrá hecho brillar un nuevo lucero.

Etiquetas: , , , , ,

Dudo que alguien en España crea en la independencia del Poder Judicial y mucho menos de ese organismo que debiera reformarse o desaparecer denominado Tribunal Constitucional. Un tribunal de cuota como éste, de nombramiento político, a tanto por partido, rara vez disentirá de lo que en cada momento es conveniente. Cualquiera que haya seguido su historia, especialmente a raíz de la retirada de la paralización de la ley recurrida, habrá percibido como la tónica habitual de este Tribunal es dejar que transcurra el tiempo -no se caracteriza por su celeridad- convirtiendo la aplicación de la ley recurrida en un elemento de presión para que se admita su constitucionalidad o, en el mejor de los casos, se indique la necesidad de implementar algunos cambios que no afecten la continuidad de la misma. Es lo que ha sucedido con la aparentemente incomprensible e increíble legalización de SORTU, la nueva marca de Batasuna.

Recordemos que SORTU es un grupo que se limita a teóricas y difuminadas condenas de toda la violencia, que no reconoce el mal causado por el terrorismo al enmarcarlo dentro de una lucha legítima y que aspira a crear un Estado Vasco. Y muchos pensamos que SORTU ha sido legalizado porque así convenía a la política pretendidamente antiterrorista del momento presente. En este sentido el TC se ha limitado a dar carta de legalidad a una realidad evidente: la presencia de los batasunos en las instituciones a través de AMAIUR. Y que pese a las protestas verbales está políticamente normalizada. Así pues, si AMAIUR existe, si sus representantes actúan en política con total impunidad exaltando el terrorismo y a los terroristas, presentando a los terroristas como víctimas, ¿por qué razón SORTU debería permanecer en la ilegalidad cuando de hecho está legalizada?

Quienes tienen memoria -la desmemoria es habitual últimamente cuando se mientan las promesas olvidadas del gobierno- a buen seguro recordarán los anuncios de inmediatas ilegalizaciones de Amaiur en cuanto se llegara al poder, las palabras sobre la imposibilidad de que los terroristas estuvieran en las instituciones, etc, etc. Quienes tienen memoria recordarán cómo el partido que hoy gobierna apoyó las movilizaciones de las Víctimas del Terrorismo porque le permitían desgastar al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Hoy, la realidad es que las Victimas se manifiestan solas, está sobre la mesa la impunidad para los terroristas no juzgados y se está aplicando, a través de esa estupidez denominada “vía Nanclares” una amnistía encubierta para los terroristas. Todo ello para facilitar el acuerdo con los terroristas que según nos dicen por activa y por pasiva nunca se producirá.

Tengo la impresión de que en el seno del gobierno se ha impuesto la línea de aquellos que estiman que para poner fin definitivo a ETA es necesario que el brazo político de los terroristas juegue con libertad absoluta a la política. Quizás porque en el seno del gobierno abunden los generales de César, que eran jóvenes y atrevidos en la Galia y orondos, acomodaticios y comprados por el sistema cuando se convirtieron en senadores. Piensan que una vez que los “políticos” de Batasuna vean los beneficios de la “política” se dejen de extremismos reales y se acomoden en la palabrería virtual. La misma tesis que impera en la inmensa mayoría del aparato socialista y que ahora embandera el ínclito Pachi López.

Estamos cansados de declaraciones formuladas al uninoso -que diría un personaje de Jardiel-  por los titulares de Interior y de Justicia. Ni creo en lo que diga el señor Fernández ni en lo que diga el señor Gallardón. Nos ha dicho Gallardón que no habrá amnistías. Pero eso no es nada nuevo. Legalmente es imposible, pero sí cabe, como ha dicho Gallardón, el perdón individual que hace posible la “vía Nanclares” para la excarcelación de etarras -en realidad todos los gobiernos han excarcelado etarras-; lo que en castellano real viene a ser lo mismo. Y nos lo ha dicho Pachi de forma meridianamente clara: “el objetivo es la reinserción, pero ese es un camino individual, porque no habrá amnistías ni concesiones generales”.

Batasuna necesitaba urgentemente la cobertura de un partido capaz de transformarse en formación hegemónica de cara a las próximas elecciones y esa era una de sus condiciones para seguir eso que ellos llaman el “camino hacia el fin del conflicto” y que el gobierno traduce como el “fin de ETA”. Sin SORTU los hijos de Batasuna tenían que llegar a acuerdos con Eusko Alkartasuna Aralar y Alternatiba. Sin SORTU los hijos de Batasuna carecían de instrumentos orgánicos de estructuración política territorial. Sin SORTU los hijos de Batasuna no podrían transformar su discurso en matriz ideológica de lo que ellos llaman “bloque soberanista”. Sin SORTU los hijos de Batasuna no podrían transformar su modelo más o menos asambleario en un entramado con una figura representativa. Con la legalización de SORTU los hijos de Batasuna se convertirán en los dirigentes de la izquierda aberzale y probablemente en le grupo político decisorio en Vascongadas.

Lo que va a ser SORTU, el camino táctico y estratégico que seguirá, aunque el TC lo haya ignorado, se ha definido en un largo debate en el que han participado los presos de ETA, que se puede seguir en infinidad de publicaciones más o menos legales. Pero la legalización de SORTU es para los hijos de Batasuna sólo una de sus exigencias. A ésta debe seguir la excarcelación de Arnaldo Otegui, futuro candidato a lendakari, la solución del tema de los presos y el reconocimiento de una impunidad que cada vez se muestra más como el insoslayable precio a pagar. Con ello SORTU considerará que se están cumpliendo las condiciones objetivas que le permitirán trabajar en política por la independencia. La contrapartida, el caramelo, el fin de ETA.

Frente a esta realidad el gobierno, apoyado por sus medios, anuncia a través del Ministro del Interior -poderoso señor es el sillón- que van a seguir de cerca las actividades y declaraciones de SORTU para comprobar que no es ETA. Probablemente el señor Fernández tenga los mismos problemas de visión que el inmortal Rompetechos si aún necesita comprobar que SORTU no tiene nada que ver con ETA. Pero, ¿qué más da? El gobierno necesitaba el titular para sus seguidores más encrespados: “que malo ha sido el Tribunal Constitucional herencia del zapaterismo pero nosotros ataremos en corto su decisión”. Pero, ¿qué pruebas necesitan el señor Fernández y el gobierno para iniciar los procesos de ilegalización, para aplicar la teóricamente aún vigente Ley de Partidos? ¿Es que no hemos oído a representantes de AMAIUR, como Maribi Ugarteburu, afirmar que la política penitenciaria española seguida con los terroristas está basada “en la crueldad, el sufrimiento y la venganza” o que España viola los derechos humanos por su política carcelaria con los etarras? ¿Es que esta misma representante no ha calificado la detención del terrorista Dorronsoro de “flagrante persecución policial a un ciudadano vasco”?

Tengo para mí que tanto el gobierno como la oposición están dispuestos a ceder también en el tema de los presos y en el reconocimiento de un cierto grado de impunidad. Recordemos que Pachi López nos ha explicado que en esta materia “en lo fundamental estamos todos de acuerdo” pero que la diferencia con Rajoy estriba en los tiempos de aplicación. Que nadie se escandalice, de hecho en España existe ya una cierta política de cesión a la impunidad. Oficialmente 314 asesinatos de ETA no han sido juzgados. Otros 78 quedaron impunes cuando se promulgó la Ley de Amnistía en 1977. Según se ha publicado en muchos casos ni tan siquiera tenemos proceso y en otros se busca aplicar la prescripción. El camino que ofrece el gobierno y la oposición a los presos es la “reinserción individualizada” con un humillante y disfrazada petición de perdón a las víctimas. Es normal que las Víctimas del Terrorismo se sientan defraudadas y que existe una cada vez más amplia presión para que se acepte la idea de que también los terroristas son víctimas.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,



20120711194838-protesta-ante-el-congreso.jpg

La guinda del día apoteósico de Mariano -ese hombre que regresó triunfal de Europa- en la jornada de la nueva presentación de sus recortes de verano  fue la de salir corriendo, escoltado por la policía, y por la puerta de atrás de Congreso, para no soportar la vulgaridad de unos centenares de antipatriotas -añorado término acuñado por el denostado Rodríguez Zapatero-, que, lejos de comprender el sacrificio que ha tenido que hacer imponiendo las medidas que le han dictado, le esperaban para cantarle las cuarenta y llamarle como mínimo “atracador”.

Salió huyendo del Congreso -mucho me temo que a partir de ahora se va a tener que acostumbrar a los incómodos silbidos que antes recibía ZP-, llevándose a su pupila más querida, la adorada por las señoras de derechas de toda la vida Soraya Sáenz de Santamaría; no fuera a ser que la intrépida recibiera su parte alícuota en el homenaje popular. Cuentan las crónicas del día que para redondear la jornada a las puertas de Génova se manifestaban los funcionarios que salían de la Audiencia y que no pueden ser confundidos con los habituales y despreciables “rojos”. Y, cómo no, esos amantes de la libertad y la democracia, esos ínclitos representantes de la soberanía popular, se alarman de que la policía no cargara sin contemplaciones y disolviera a tan irresponsables ciudadanos, tal y como se deduce de la indignación del presidente del Congreso, el popular Jesús Posada.

Me alegro hasta el infinito que Mariano en su discurso -perdón en una de las réplicas- nos haya recordado que él es un político de derechas, porque así yo tengo claro que no soy de derechas. Me revienta hasta el infinito la estulticia de los corifeos del presidente que han igualado su discurso, al justificar sus recortes, al famoso de Churchill de “sangre, sudor y lágrimas”. Me indigna la servidumbre de quienes justifican cualquier cosa afirmando que son las circunstancias las que le han obligado a cambiar su discurso; mejor dicho, a no dejar en pie ni una sola de las promesas que hizo durante la pasada campaña electoral. Me enervan los cambalaches de los tertulianos de los medios próximos al gobierno realizados para intentar salvar la cara, aunque no sé muy bien si la que tratan de salvar es la suya o la de Mariano.

El presidente del gobierno ha mentido. No es que haya faltado a la verdad como usualmente dicen los amantes de lo correcto para no molestar, es que ha mentido. Lo ha hecho al negar la evidencia: España es hoy un país que ha perdido soberanía económica, que ni pincha ni corta en el BCE, que está medio intervenido, que obedece a resoluciones extranjeras… con “hombres de negro” que nos van a supervisar cada dos o tres meses. ¿Cabe mayor desastre? Ha mentido cuando nos ha cantado la milonga de que su milagroso paquete de medidas -deben leerse recortes- son para el bien de España, de los españoles, para generar crecimiento y crear empleo… Y los diputados han aplaudido a su jefe, porque también estaban salvando sus jetas, aunque alguno quizás se viera como un gladiador con poco entrenamiento diciendo aquello de “los que van a morir te saludan”.

Y Mariano, como un torrente, por el bien de España, nos sube el IVA para recaudar más, olvidando que tras la última subida cayó la recaudación y aumentó la defraudación. Mariano, lanzado, baja las prestaciones de desempleo aunque con mucho disimulo; quita pagas a los denostados funcionarios, tras el previo calentamiento realizado por sus tentáculos de opinión (el mismo hombre que lleva seis meses lanzando a la cara de Rubalcaba que ellos son los únicos que han bajado el sueldo a los funcionarios); suprime la deducción por vivienda, ahogando a millares de familias; anuncia la reforma de las pensiones (inminente recorte de las mismas, ya lo verán) y deja en penumbra otro puñadito de puñaladas traperas lanzadas al alma de todos aquellos españoles que pagan sus impuestos, tienen controladas sus nóminas y no defraudan a nadie. Las presas favoritas de ese ave de rapiña que se adivina en la sombra del pérfido Cristóbal Montoro.

Pero lo mejor de todo es la justificación: nadie tiene la culpa de nada. Es la crisis, la falta de Europa, son los bancos (se le olvida precisar que son las Cajas fundamentalmente), son las administraciones que no pagan, las instituciones (debe leerse Comunidades Autónomas) que no pueden financiarse. Como si nada tuviera que ver con él o con la mayor parte de las señorías que moran a tiempo parcial en el Congreso de los Diputados. Es el juego del cambalache donde es lo mismo ser un paria que ser honrado.

Pero vamos a ver: ¿Quiénes gobiernan en la inmensa mayoría de las administraciones locales y autonómicas que no pagan, que nos han conducido al agujero de las facturas y que han llevado a la quiebra técnica a miles de empresas y autónomos? ¿Es que no las gobiernan los hombres del PP o del PSOE? ¿Es que no han sido los hombres del PP o del PSOE los que no han pagado? ¿Es que no han sido los hombres del PP o del PSOE los que se han endeudado?

Pero, ¿Cómo que tenemos instituciones que no pueden financiarse? ¿Se refiere a Cataluña y a Valencia? ¿Y quiénes son los responsables de que se haya llegado a esa situación? ¿Es que no ha gobernado en Valencia el PP con mayorías absolutísimas?  Y en este sentido lo que no nos ha explicado Mariano es ¿por qué en vez de intervenir estas autonomías se va a arbitrar una línea de crédito para que sobrevivan? ¿Por qué tenemos que pagar todos los despilfarros de las traducciones al catalán, de las embajadas autonómicas, de la inmersión y de las mil y una tonterías del señor Mas? ¿Por qué no dicta condiciones, como a él se las han dictado, al nacionalismo catalán y de paso hace un favor a España?

Y, ¿Cómo que esto es culpa sólo de los problemas del sector financiero? ¿Es que la quiebra de una parte de nuestro sector financiero, básicamente las Cajas, no es responsabilidad de la clase política? ¿Es que las Cajas no estaban bajo el control de los “amigos políticos”? ¿Quién señor Rajoy ha mandado o mangoneado en Caja Madrid primero y en Bankia después? ¿Es que no recordamos ya las luchas de poder por el control de la entidad entre el Partido Popular y Esperanza Aguirre? ¿Es que no ha estado gobernada por los hombres del Partido Popular?

Eso sí entre el cambalache y la milonga, géneros que Mariano interpreta como nadie, nos ha colado las compensaciones para que hoy los de derechas, sus corifeos, tengan algo con lo que contentarse: rebajará a partidos y a los odiados sindicatos un 20% en las subvenciones. No, no y mil veces no. Lo que tiene que hacer el gobierno es poner punto y final a esas subvenciones y que los partidos y los sindicatos los paguen sus afiliados, poniendo así fin al antidemocrático concepto de la democracia subvencionada. Ha anunciado entre grandes aplausos que rebajará el número de concejales, obviando que mucho me temo que serán los concejales de los pequeños pueblos que naturalmente no cobran.

Mariano ha pedido sacrificios a los ciudadanos, pero… ¿Por qué no ha anunciado que desde mañana mismo cesan todos los asesores que tienen los gobernantes populares a cualquier nivel (más de doscientos la señora Botella) invitando a la oposición a sumarse a la medida? ¿Por qué no ha anunciado que sus Comunidades Autónomas devuelven competencias al Estado? ¿Por qué no ha entrado en algo tan vital para nuestra economía como es poner fin al actual modelo autonómico?... y así, como diría un personaje de Disney, “hasta el infinito y más allá del infinito”. Pero, claro eso sería poner fin al sistema clientelar de los partidos que es el que mantiene protegidos los asientos de sus señorías. Es por ahí por donde se tiene que empezar a reconstruir económicamente España.

Los españoles no pagamos el sueldo a Mariano Rajoy para que se dedique a la improvisación, para que recurra a lo fácil a reducir la masa salarial y a recaudar más para cuadrar las cuentas, porque en el fondo todas esas medidas son para cuadrar unas cuentas que no hacen más que descuadrase. Le pagamos para que planifique, para que sea imaginativo, para que deje de improvisar mientras mira con cara de lechuga los triángulos que hacen las curvas macroeconómicas y, sobre todo, para que haga reformas estructurales que conduzcan a crear riqueza, a poner en marcha tejido industrial y no a repartir la miseria de lo que la clase política con su nefasta administración nos ha dejado.

Etiquetas: , , , , , , , ,

20120713182041-apluso-de-fabra.jpg

Lo bueno de las retrasmisiones parlamentarias completas por el canal 24h de TVE es que nadie las ve; lo malo es que algunos sí se entretienen en seguirlas. Lo bueno que tienen es que ahí quedan las imágenes y los sonidos; lo malo, que la gente puede verlas y por tanto aceptar o no aceptar lo que los asesores y tertulianos quieren que quede de los mismos.

Las cámaras han traicionado a la diputada Andrea Fabra que, como todo el mundo sabe, extasiada ante el discurso de don Mariano aplaude como posesa y grita un sonoro “¡Que se jodan!”, para disgusto de Jiménez Losantos que en la mañana del Viernes 13 intentaba sembrar la duda sobre si en realidad la “guapa” -según Losantos- Andrea Fabra había pronunciado tales palabras en la bochornosa sesión sobre los recortes disfrazados de paquete de medidas económicas -según el eufemismo popular-. Afortunadamente, porque las imágenes están ahí, la diputada que a estas horas debía de ser exdiputada no ha negado que gritara tan digno exabrupto, pero se ha limitado a explicar que se dirigía a la bancada socialista por el barullo que estaban formando. Lo que para contentar a los hooligans peperos y a Jiménez Losantos probablemente sea más que suficiente pero no para los indignados que han visto las imágenes y que piden su dimisión.

Vayamos por partes. La expresión de la señora Fabra no es más que la guinda anecdótica de una sesión bochornosa. Lo que los españoles han acabado viendo es como  unos recortes que ponen contra las cuerdas a millones de españoles fueron recibidos con estruendosos aplausos por parte de los diputados populares. Incurriendo en la siempre peligrosa generalización, porque es posible que alguno guardara respetuoso silencio, cabe afirmar que lo único de lo que hicieron gala fue de su falta de sensibilidad. Lo que debería haber sido una sesión de caras largas y gestos cariacontecidos se transformó en el circo habitual, donde más de uno saldría diciendo aquello de “que paliza les hemos dado a los sociatas”. Naturalmente la ciudadanía es tonta y no ha alcanzado a comprender los intentos de González Pons a la hora de explicar que los estruendosos aplausos al líder eran producto del reconocimiento de la valentía de Rajoy al acometer los recortes.

Lo malo que tiene la red y esos dichosos internautas es que en la aldea global hemos visto como los recortes eran recibidos en el parlamento italiano entre lágrimas y en el parlamento español con aplausos que se aproximaban peligrosamente al “¡Que se jodan!” de la señora Fabra.

Pocos van a aceptar las explicaciones, por llamarlas de alguna manera, de la señora Fabra -¡qué bien le hubiera quedado una disculpa!- tras ver el vídeo, pese al empeño que algunos están mostrando a la hora de eliminar los link en yotube y de presentarlo todo como una campaña de manipulación socialista. Retratemos el momento en la sesión: Dice Mariano, y de paso, indirectamente, como le indicó Rosa Díez, parece querer decir que los parados están tanto tiempo parados porque quieren: “se va a proceder a la revisión del modelo de prestaciones de desempleo garantizando que estas no generen efectos desencentivadores en la búsqueda de empleo siguiendo el ejemplo de algunos países de la Unión Europea”. Y, lógicamente, tal y como lo dice se oye el murmullo desaprobatorio y el creciente aplauso popular que Mariano, hábil parlamentario, deja que suene para demostrar plebiscitariamente el apoyo a lo que acaba de anunciar. Y ahí, entre los aplausos, resuena el “¡Que se jodan!”.

Otorguemos a la señora Fabra el beneficio de la duda, porque en la frase falta el sujeto. En buena lógica serán los afectados por la medida, es decir, esos parados que están desencentivados a la hora de buscar trabajo porque cobran el paro y que ahora no podrán seguir haciéndolo. Pero no, según la señora Fabra el sujeto son los diputados socialistas que arman ruido. ¡Sorprendente! La explicación es aún peor, porque yo me pregunto: ¿por qué se van a joder los diputados socialistas porque Rajoy anuncie eufemísticamente que se van a reducir las prestaciones? Debo entender que, según el razonamiento de la representante popular, los diputados socialistas se mostrarán  afectados porque están en contra de esa reducción y por lo tanto a la señora Fabra le parece de perlas y de ahí su alegría por la lección que Mariano les está dando. Lo que traducido viene a ser: bajemos la prestación de desempleo porque así se joden los socialistas.

 

 PD. Leo en la red y presupongo que no será cierto que esta profesional de la política que, en virtud de sus méritos y no de la influencia familiar -su padre era el dueño y señor del cortijo pepero en el Levante  norte y hoy anda multimputado-, inició su carrera nacional como asesora de Aznar sin acabar la carrera, siguió como senadora por designación y lleva ni se sabe cuánto tiempo como diputada, cobra el plus por ser diputada de provincias y vive en un pueblo de Madrid. Seguramente será mentira pero me gustaría que lo aclararan.

También leo que, como todos los españoles, tiene una hipoteca de 1.800.000 euros con Bankia. ¡Qué exagerados!

Etiquetas: , , , , , ,

El que más y el que menos sospecha que el presunto sospechoso de varios delitos, casado con una infanta que “no sabía nada pues las cuentas las lleva mi marido”, que adquirió un casoplón en Barcelona con muchos ceros merced a unos ahorrillos y supongo que alguna ayudita real, Iñaki Urdangarín, no acabó su carrera profesional en Telefónica por su alto nivel de conocimientos en la materia. Y que Telefónica le fichó por ser quien es, estar casado con quien está casado y, abundando en los malos pensamientos, por alguna llamada a la alta cúpula de la multinacional.

Iñaki Urdangarín en virtud de su brillante currículo profesional acabó  haciéndose cargo de la Delegación de Telefónica en EEUU allá por el verano de 2009, aunque no sé si la telefonista le pasaría los mensajes a Iñaki o a S.A.R. que queda mucho mejor. Además, ya puestos, ¡qué más da! Aquí, los abundantes malpensados y envidiosos que pueblan nuestro país, entendieron que algo habría tenido que ver ser el marido de la Infanta Cristina con tan increíble y lustrosa representación obtenida por sorpresa tras un fichaje similar al de un jugador de campanillas. Algunos empezaron a comentar que, convenientemente, le habían quitado del panorama nacional, dado que su nombre empezaba a sonar vinculado a algunas de las tramas valencianas o mallorquinas, en las que ya se citaba a algún que otro primo.

Como el pobre hombre tenía que mantener a su numerosa prole y a una infanta de España, no le quedó más remedio que firmar un contrato más que sustancioso. Así, a cuenta de Telefónica, se estableció en Washington aunque también tenga oficina en Nueva York. No sabemos si, para ayudar, la real pareja recibe o no algún tipo de abastecimiento monetario de la Casa Real, es decir de los Presupuestos Generales del Estado. Una partida que, por cierto, no ha tocado Mariano. Si yo fuera un malpensando entendería que ello es debido a la militante sintonía que el Príncipe y el Rey muestran de forma continuada en sus intervenciones con las tesis del gobierno. Y si la Infanta sigue en activo o por el contrario se encuentra en excedencia en su trabajo, porque si reciben ayuda y la Infanta sigue cobrando su legítima perecpción de haberes sus ingresos deben resultar apabullantes para cualquier mileurista. Pero volvamos a un Urdangarín que poco antes de que empezara a destaparse el frasquito de las esencias de sus negocios asesores-económicos-informativos-paradeportivos nos ilustraba sobre lo dura que era la vida para sacar adelante a la familia mientras el Hola nos anestesiaba mostrándonos el "glamour" de la vida de media tarde en su casita de los EEUU.

Y en medio de la crisis, con la que está cayendo, con los precios de telefónica por donde van, con media España recortada, en un país donde los ricos que sepamos no lloran –Urdangarín forma parte de los ricos-, donde la Familia Real debiera dar ejemplo, donde los paganos –es decir aquellos que pagamos- se indignan cada vez que abren un periódico y se enteran de los negocietes del yerno del rey, de la defraudación y del dinero perdido, resulta que Telefónica, pese a la protesta de parte de sus Consejeros, renueva el millonario contrato de Iñaki Urdangarín. ¡Toma del frasco, que dirían por mi tierra!

¿Cuánto cobra este muchacho entrado en años? Pues pasmémonos: 1.2 millones de euros anuales (casi doscientos millones de las antiguas pesetas) como salario, 300.000 euros como bonus y otros 1.2 millones de Euros en retribuciones en especie. O sea que gracias a su brillante currículo (gestión de Noos por ejemplo) cobra al año 2.7 millones de Euros. Tendría gracia que la Casa Real continuara haciendo aportaciones para los gastos de la Infanta y demás.

Naturalmente a Carlos Alierta no le quedaba más remedio, porque todo hombre es inocente hasta que no se demuestre lo contrario y Urdangarín lo es, ¿o no? Pero lo mejor es que el yernísimo tiene, como todo buen gestor, una cláusula de indemnización si la compañía prescinde de él. Una cláusula modesta por valor de 4.5 millones de Euros (750 millones de pesetas para entendernos). Y lo que yo me pregunto: si Telefónica decide rescindirle el contrato si le sientan en el banquillo -recordemos que salvo pacto Urdangarín tiene todas las papeletas para sentarse en el banquillo- ¿le pagarán la indemnización? Si la respuesta es afirmativa se abre ante mí una nueva incógnita: ante lo evidente ¿le han renovado para encontrar una vía para que disponga de una modesta cantidad con la que instalarse con su señora y niños en París a todo lujo? Menos mal que como no es funcionario no le han quitado la paga de Navidad y sabe hacer la declaración de la renta.

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

20120716154618-urdangarin-y-la-bolsa.jpg

El que más y el que menos sospecha que el presunto sospechoso de varios delitos, casado con una infanta que “no sabía nada pues las cuentas las lleva mi marido”, que adquirió un casoplón en Barcelona con muchos ceros merced a unos ahorrillos y supongo que alguna ayudita real, Iñaki Urdangarín, no acabó su carrera profesional en Telefónica por su alto nivel de conocimientos en la materia. Y que Telefónica le fichó por ser quien es, estar casado con quien está casado y, abundando en los malos pensamientos, por alguna llamada a la alta cúpula de la multinacional.

Iñaki Urdangarín en virtud de su brillante currículo profesional acabó  haciéndose cargo de la Delegación de Telefónica en EEUU allá por el verano de 2009, aunque no sé si la telefonista le pasaría los mensajes a Iñaki o a S.A.R. que queda mucho mejor. Además, ya puestos, ¡qué más da! Aquí, los abundantes malpensados y envidiosos que pueblan nuestro país, entendieron que algo habría tenido que ver ser el marido de la Infanta Cristina con tan increíble y lustrosa representación obtenida por sorpresa tras un fichaje similar al de un jugador de campanillas. Algunos empezaron a comentar que, convenientemente, le habían quitado del panorama nacional, dado que su nombre empezaba a sonar vinculado a algunas de las tramas valencianas o mallorquinas, en las que ya se citaba a algún que otro primo.

Como el pobre hombre tenía que mantener a su numerosa prole y a una infanta de España, no le quedó más remedio que firmar un contrato más que sustancioso. Así, a cuenta de Telefónica, se estableció en Washington aunque también tenga oficina en Nueva York. No sabemos si, para ayudar, la real pareja recibe o no algún tipo de abastecimiento monetario de la Casa Real, es decir de los Presupuestos Generales del Estado. Una partida que, por cierto, no ha tocado Mariano. Si yo fuera un malpensando entendería que ello es debido a la militante sintonía que el Príncipe y el Rey muestran de forma continuada en sus intervenciones con las tesis del gobierno. Y si la Infanta sigue en activo o por el contrario se encuentra en excedencia en su trabajo, porque si reciben ayuda y la Infanta sigue cobrando su legítima perecpción de haberes sus ingresos deben resultar apabullantes para cualquier mileurista. Pero volvamos a un Urdangarín que poco antes de que empezara a destaparse el frasquito de las esencias de sus negocios asesores-económicos-informativos-paradeportivos nos ilustraba sobre lo dura que era la vida para sacar adelante a la familia mientras el Hola nos anestesiaba mostrándonos el "glamour" de la vida de media tarde en su casita de los EEUU.

Y en medio de la crisis, con la que está cayendo, con los precios de telefónica por donde van, con media España recortada, en un país donde los ricos que sepamos no lloran –Urdangarín forma parte de los ricos-, donde la Familia Real debiera dar ejemplo, donde los paganos –es decir aquellos que pagamos- se indignan cada vez que abren un periódico y se enteran de los negocietes del yerno del rey, de la defraudación y del dinero perdido, resulta que Telefónica, pese a la protesta de parte de sus Consejeros, renueva el millonario contrato de Iñaki Urdangarín. ¡Toma del frasco, que dirían por mi tierra!

¿Cuánto cobra este muchacho entrado en años? Pues pasmémonos: 1.2 millones de euros anuales (casi doscientos millones de las antiguas pesetas) como salario, 300.000 euros como bonus y otros 1.2 millones de Euros en retribuciones en especie. O sea que gracias a su brillante currículo (gestión de Noos por ejemplo) cobra al año 2.7 millones de Euros. Tendría gracia que la Casa Real continuara haciendo aportaciones para los gastos de la Infanta y demás.

Naturalmente a Carlos Alierta no le quedaba más remedio, porque todo hombre es inocente hasta que no se demuestre lo contrario y Urdangarín lo es, ¿o no? Pero lo mejor es que el yernísimo tiene, como todo buen gestor, una cláusula de indemnización si la compañía prescinde de él. Una cláusula modesta por valor de 4.5 millones de Euros (750 millones de pesetas para entendernos). Y lo que yo me pregunto: si Telefónica decide rescindirle el contrato si le sientan en el banquillo -recordemos que salvo pacto Urdangarín tiene todas las papeletas para sentarse en el banquillo- ¿le pagarán la indemnización? Si la respuesta es afirmativa se abre ante mí una nueva incógnita: ante lo evidente ¿le han renovado para encontrar una vía para que disponga de una modesta cantidad con la que instalarse con su señora y niños en París a todo lujo? Menos mal que como no es funcionario no le han quitado la paga de Navidad y sabe hacer la declaración de la renta.

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

20120725220824-espe-y-rajo.jpg

¡Qué maravillosa es esa cosa llamada red! Tengo un número amplio de amigos en ese artilugio que llaman Facebook. Es imposible leer lo que cada uno acaba colgando en el muro, pero una vista rápida permite ver el grado de irritabilidad que padecemos los españoles. Aparecen noticias sobre los reyes de la tijera, los amos del recorte que en cualquier país, ajeno a la tradicional picaresca española, equivaldría a la inmediata dimisión del responsable de ser cierta la denuncia.

Hoy, día de Santiago, patrón de España, me he decidido a realizar un recopilatorio de esos que acabarían indignando al más sereno y poniendo contra las cuerdas a más de un irredento defensor de nuestro actual gobierno. Es el rastro de las mamandurrias que, viendo la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, afirma para la galería una destacada dirigente popular -la Esperanza del PP, el recambio de Mariano- que es necesario quitar. Resumo a la vez que transcribo y comento:

-El Ministro de los recortes (por Cristóbal Montoro) tiene tres pisos en Madrid pero cobra 1800 euros por alojamiento. ¡Increíble, no es posible! Un dirigente del PP haciendo estas cosas, seguro que es una desprestigiadora maniobra socialista que diría Andrea Fabra. ¿Y si fuera verdad?

- E-mail que están mandando a los diputados: “¿Le importaría explicar por qué usted y 61 diputados más cobran un plus por alojamiento y manutención teniendo casa en Madrid?”. ¡Qué falta de consideración! Otra maniobra de no se sabe quién para desprestigiar a la clase política, porque entre ellos se dice que hay del PSOE y del PP. Consenso en la materia, que se diría.

-El alcalde de Valdemoro, del PP, sube casi el 50% el sueldo a su personal de confianza. ¡No, imposible! Pero sí estamos en plena política de recortes en las administraciones locales. Estos socialistas es que no paran de inventar.

-El Ministro Fernández Díaz (el de Interior) cobra 1.800 euros al mes para gastos de alojamiento, pese a vivir en la sede de interior. Indudablemente, otra maniobra socialista que diría Andrea Fabra para criminalizar al PP, para hundir a un sacrificado diputado.

-Telefónica suspende temporalmente el reparto de dividendos. Normal, ¿de dónde van a salir los 4.5 millones de euros que se tendrán que pagar a Iñaki cuando le echen?

- Un síntoma: “¿Por qué está tan contenta la izquierda con la situación actual de España? Fácil, entre Zapatero y Rajoy le han devuelto a los españoles lo que Franco les había quitado… ¡¡¡El hambre!!!”. Mecachis con los franquistas irredentos.

-El gobierno de Melilla, naturalmente del PP, subvencionará la mitad de las consumiciones en tapas y bebidas para promocionar el turismo, por un total de 80.000 Euros. ¿De qué se quejan los que lo critican? Es para dar de comer.

-Esperanza Aguirre, la de las mamandurrias, deja sin vacuna contra  la meningitis a 76.000 niños. Bueno, pero ha pedido ayuda primero a los ciudadanos que tienen que sacrificarse para no tener corralito.

Y así podríamos seguir y seguir. Pero, ¿con esta pandilla cómo quieren que confíen en nosotros?

Etiquetas: , , , , , ,

Cuando yo, por sentido del deber, hice la mili -historias que aún podemos contar algunos millones de españoles-, frisando el inicio de los años noventa, en las maniobras se tenía un enemigo. Por el lugar de las mismas el supuesto táctico, dentro del marco europeo, contemplaba como tal una hipotética acción de los ejércitos del Pacto de Varsovia encabezados por la URSS. ¡Casi nada! Me viene a la memoria aquella situación al leer que el actual Ministro de Defensa -peaje pagado de Mariano- ha decidido dar una vuelta de tuerca restrictiva a la ya de por sí cercenada libertad de expresión de los militares. Dado que ahora no podemos tener enemigos, porque me parece que el Ministerio no tiene ni para hacer supuestos tácticos, parece que el señor Morenés ha encontrado un nuevo enemigo: los correos electrónicos, los blogs, Facebook y otras armas de destrucción masiva.

Recuerdo que durante la transición, además de aquello del “ruido de sables”, al ejército se le denominó el “gran mudo”, cuando debido a la tan alabada como nefasta labor de un sacralizado Manuel Gutiérrez Mellado debió de llamársele el “gran amordazado”.  Durante dos décadas cada opinión vertida por un militar, que naturalmente no gustara al gobierno de turno, aun cuando fuera sobre cuestiones meramente profesionales, se pagaba con arrestos. Era la plasmación de la gran contradicción que supone por un lado considerar la libertad de expresión como un absoluto y por otro limitar/eliminar este derecho para determinados grupos, fundamentalmente los militares.

La eliminación de la libertad de expresión para los militares se justificaba porque en la necesidad de tener enemigos, en los inicios de la Transición, la izquierda consideró a los mandos militares como el principal enemigo de la libertad y al centro-derecha le gustó jugar con la amenaza golpista para autoprotegerse. Es evidente que, como en otras muchas profesiones, debido a su naturaleza, la libertad de expresión para los militares no es un absoluto. Al igual que un médico o un abogado no pueden hablar sobre determinadas cuestiones, los militares no pueden hacerlo; pero esta autolimitación poco tiene que ver con la mordaza que todos los gobiernos prefieren aplicar sobre ellos. En el fondo porque lo que a todo gobierno gustaría sería censurar a cualquiera que le llevara la contra.

Tengo para mí que, por debajo de toda la hojarasca publicitaria, el silencio impuesto por sanción a los militares tenía como objetivo evitar que aflorare la crítica al nuevo modelo de Fuerzas Armadas, pergeñado por el equipo de Manuel Gutiérrez Mellado, y a la transformación de las mismas en un ejército profesional cuya realidad poco tiene que ver con lo anunciado. Muy pocas han sido las voces, todas ellas de un modo u otro perseguidas, que se han levantado en las dos últimas décadas para denunciar la situación real de nuestras Fuerzas Armadas, el desmantelamiento de unidades vitales, las deficiencias logísticas y las limitaciones operativas que no cubren las necesidades objetivas de nuestra defensa nacional. Situación a la que han contribuido la mayor parte de los nefastos ministros que han ocupado esta cartera como las cúpulas militares que cada uno se ha fabricado para que actuaran como silenciosos palmeros.

Llegados a este punto, cuando el gobierno actual parece dispuesto, amparándose en la necesidad de acometer recortes, a poner en marcha un proceso que limite el ejército español a unas pocas unidades operativas, reduciendo el número de efectivos y enviando los aparatos al almacén, se necesita más que nunca el silencio de los militares.  De ahí que el gobierno haya optado, enfundado en esas reformas propagandísticas que de poco sirven pero que a menudo se exhiben a modo de inventario de la gran actividad gubernativa, por ampliar la mordaza con un nuevo “régimen disciplinado de las FAS”.

Ciertamente, hasta ahora, a los militares, como a otros grupos, les estaba prohibido realizar manifestaciones políticas de carácter partidista, pero ello no implica que un militar no pueda dar su opinión con respecto a cuestiones concretas o sobre temas que son consustanciales con su profesión.  ¿En base a qué se podría imponer una sanción a un militar por mostrarse a favor de la unidad de España, por protestar ante las injurias a los símbolos nacionales o  por denunciar la vulneración de la propia Constitución cuando constitucionalmente tiene la misión de ser garante de ambas? ¿Cómo se podría sancionar a un militar por denunciar en público o por conducto reglamentario o por comentarlo con otros compañeros el estado de abandono y la falta de medios de su unidad? ¿Es que no es competencia y responsabilidad suya el mantenimiento de su unidad en condiciones de operatividad? ¿Por qué un militar no puede decir que el Ministro es un perfecto inútil cuándo todos podemos calificar de inútiles a nuestros ilustrados ministros?

Tenemos, según se nos dice reiteradamente, un ejército altamente profesionalizado donde lo fundamental es su competencia técnica. Y ante este modelo, alejado de mitos e inventos involucionistas, ¿cómo se puede elaborar un proyecto de nuevo régimen disciplinario para las FAS de carácter retrógrado y cercenador de la libertad individual? Si las filtraciones son ciertas, y no me cabe duda que lo son por el origen de las mismas, lo que el actual Ministro pretende es acabar con la libertad individual de los militares, pues será merecedora de sanción cualquier opinión que no se ajuste a la disciplina en las redes sociales, en blogs, etc… e incluso en los correos electrónicos enviados. Lo que a mi juicio no sólo es, en algunos casos, una intolerable intromisión en la intimidad sino que además tal disposición pudiera llegar a ser considerada como constitutiva de un delito gravísimo en cualquier régimen de libertades.

Lo que más me asombra es que ante tamaño dislate guarden silencio sepulcral las vestales de la libertad.

 

Etiquetas: , , , , ,