Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2012.



20120824152917-rayfe.jpg

“¡Ahora se van a enterar!”, pensaban con respecto a los miembros de ETA los crédulos votantes del núcleo duro del PP. “¡En cuanto estemos en el poder ilegalizaremos a todos los partidos de los terroristas!”, creyeron esos mismos votantes. Los miembros de la AVT, las víctimas del terrorismo, que vieron como el PP directa o indirectamente apoyaba sus marchas contra Zapatero, tenían la esperanza de que por fin su voz fuera oída antes de decidir sobre el futuro de los terroristas y que no se mandaran a los estantes del archivo los trescientos asesinatos sin responsables aparentes. Todos aplaudieron cuando Mariano deshojó la margarita y nombró a Jorge Fernández Díaz, hombre de derechas de toda la vida, Ministro del Interior. Pero…

Se engañaban, inexplicablemente, aquellos que pensaban que la política antiterrorista con respecto a los presos de ETA iba a variar. Tanto el PP como el PSOE son partidarios de la reinserción, de que en definitiva, usando la ley, los terroristas acaben saliendo a la calle merced a una legislación penitenciaria que les beneficia.  De ahí que el PSOE se haya lanzado presuroso a apoyar la decisión del gobierno de otorgar el tercer grado al asesino de tres guardias civiles y carcelero de Ortega Lara, Josu Uribetxeberria Bolinaga. Por ello tiene razón Jorge Fernández al mostrarse extrañado ante la protesta por la decisión cuando, siendo Mayor Oreja ministro del Interior de los gobiernos de Aznar, con la misma excusa, se pusieron en libertad a 16 angelicales terroristas sin que los peperos protestaran ardientemente. No es pues el PP el que engaña a sus votantes, son sus votantes los que se autoengañan o se dejan seducir con ese juego tan manido del “poli bueno” y el “poli malo” que han practicado, con buenos réditos electorales, personajes como el citado Mayor Oreja o Esperanza Aguirre.

Habituado a dejar de lado el programa electoral con el que se presentaron a las elecciones, asumiendo que los programas no son un pacto con los electores sino mera publicidad engañosa, el gobierno popular aparentemente dice una cosa y hace otra en materia antiterrorista.

Desde hace décadas sostengo, a la luz de los hechos, que tanto para el PP como para el PSOE, el final del terrorismo pasa por una solución política negociada para unos y más o menos acordada para otros. Tanto unos como otros, aunque con distinto estilo y disposición, han practicado una insensata política de gestos que en teoría deberían convencer a la banda de la bondad del gobierno en el caso de que pongan fin a su existencia. De ahí que el Partido Popular haya abandonado cualquier sueño de ilegalizar Bildu/Amaiur,  aunque amenace con hacer un seguimiento a ambas organizaciones para instar a su posible ilegalización para contentar a su núcleo duro de votantes. De ahí que el Partido Popular haya aceptado como posible punto de acuerdo sobre el futuro de los presos la denominada “vía Nanclares” y busque, como anunció Ruíz Gallardón, salidas individuales a cada caso, tal y como pone de manifiesto la decisión adoptada con respecto al asesino Josu Uribetxeberria Bolinaga. Todo ello, además, condicionado por la convocatoria de elecciones en Vascongadas y la necesidad de hacer al infumable Basagoiti digerible para algún nacionalista moderado.

Al servicio de esa política está el genuflexo Jorge Fernández, quien para justificarse no duda a la hora de mentir. Dejémoslo claro, si Josu Uribetxeberria sale a la calle, porque en aplicación del tercer grado se le da la libertad condicional, es por decisión del gobierno de Mariano Rajoy y no porque la ley obligue a ello. La ley establece una posibilidad y no una obligación. El gobierno ha optado por la concesión y no por la denegación. Jorge Fernández se ha escudado en una falsedad porque sabe que nadie admitiría que a un terrorista se le liberara por razones humanitarias. ¿Qué humanidad tuvo el tal Josu cuando asesinó guardias civiles? Pero es que además tanto el gobierno como Jorge Fernández han pecado de cobardía: temían que el terrorista se les muriera de hambre. Obviando que Josu no estaba dispuesto a morirse de hambre y que cuando llegó la hora de la verdad decidió “priorizar su vida”, según el mismo leo que afirmó.

Está claro que siempre y cuando el jefe, Mariano, se lo diga el Ministro del Interior apoyará la concesión del tercer grado, por una razón o por otra. Aparentemente lo hará porque no le queda más remedio que cumplir con la ley. Pero, si el señor Fernández no fuera un genuflexo convencido podría levantarse y marcharse en nombre de la dignidad al sentir la lógica repugnancia de ser el responsable de la liberación de un asesino. Quizás fuera exigir mucho, porque Jorge Fernández es uno de esos políticos de toda la vida que tendría que empezar una carrera profesional tras décadas en el Parlamento y puede que el sentido de la dignidad no llegue tan lejos.

 

PD.- Ahora resulta que el tal Josu, quien según el ministro tenía una “enfermedad muy grave con padecimientos incurables”, dista de estar terminal y puede ser tratado en la cárcel.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

20120826170922-collarte.jpg

Supongo que soy uno de los pocos españoles que piensan que la mayor parte de los diputados y senadores son, en realidad, unos señores o señoras que saben apretar el botón del Sí, el No o abstenerse al dictado de su jefe de filas. Por más que se empeñen, algunos -supongo que muy pocos- pensamos que la mayor parte de sus señorías no pasan de ser los titulares de unas posaderas especializadas en calentar el escaño, aunque a veces necesiten salir a estirar las piernas y de ahí los espaciosos huecos con que nos obsequian, de vez en cuando, las imágenes de la Cámara.

A tenor de su actividad parlamentaria, 0 iniciativas sobre una media por parlamentario de 36 y 2 intervenciones sobre una media de 20 en lo que llevamos de legislatura -seguramente se está preparando-, uno de esos “calienta escaños” que, eso sí, acumula puestos, supongo que con extra de remuneración (vocal de la Comisión de Fomento, vocal de la Comisión de Seguridad vial, portavoz adjunto de la Comisión de Agricultura), digno discípulo de Catilina al explicar en una de sus dos intervenciones que “la desventaja que tiene intervenir el último es que los argumentos que tenía ya los han utilizado”, por lo que para qué trabajar, ha tenido la ocurrencia o la desfachatez de explicar a los españolitos que las pasa canutas para llegar a final de mes con los 5.100 euros que cobra. Chollos a un lado que al ínclito diputado se le han olvidado.

El autor de tan soberana estupidez, clara muestra de cuál es su sensibilidad social, es uno de los recién llegados a la Cámara, Guillermo Collarte Rodríguez; por más señas diputado por Orense, ahora Ourense, por el Partido Popular. Este Funcionario del Cuerpo Superior Facultativo de la Xunta en excedencia, que según se indica en sus papeles sigue cobrando los trienios, que vive casi de toda la vida en Madrid, ingeniero de caminos y padre de tres hijos, titular de dos pisos y tres coches, con hipoteca como todo el mundo, directivo que debía ganar un pastón por lo que los 5.100 euros de salario como diputado se le quedan cortos, hizo una entrada en política de la mano de Nuñez Feijóo para amerizar como candidato a las pasadas municipales por la citada ciudad gallega. Y todo ello lo hizo, tal y como se encargó de explicar, por “morriña”, para “ser concejal de mi pueblo, y eso no se mide en dinero”. ¡Qué bonito!

En realidad, en los mentideros, Collarte marchaba a Galicia para ser uno de los nuevos hombres de Feijóo y como estaba tan ansioso de ser concejal -donde sólo cobraba por asistir a plenos-, además, acabó de Gerente de Xestur Our S.A, empresa de la que la Xunta es accionista. ¡Qué cosas! Y ya puesto a sacrificarse, una vez hecha la heroicidad siempre adelante, aceptó ser diputado. Diputado de provincias que, naturalmente, pese a tener dos casas en Madrid, donde ha vivido los últimos dieciséis años, cobra religiosamente el suplemento por residir fuera de la capital. Lo que es lógico porque el pobre diputado con sus 5.100 euros de salario, como nos ha explicado, las está pasando canutas. ¡Qué cosas!

Estoy seguro que a Collarte, mentalmente, dado lo que deberían ser sus emolumentos privados, este salario, chollos a un lado, le debe parecer insuficiente. Pero, ya sabía a lo que se exponía cuando decidió ser diputado. ¿O es que creía que al final, chollito por aquí, chollito por allá, cobraría más? Aunque no es menos cierto que su nombre sonaba a cargo hace unos meses -una dirección o una subdirección general- y se ha debido quedar a las puertas por lo que ha continuado con el sacrificio de ser diputado de su provincia. Lo que según la teoría política del señor Collarte tampoco debe tener precio.

Yo que soy así me puedo creer que el ínclito y deslenguado Guillermo Collarte -a más de un pepero le ha salido un sarpullido al leer sus declaraciones-, cuyo pensamiento social no debe bajar del equivalente a los hoteles de muchas estrellas, las pasa canutas; que su declaración de bienes es cierta y no tiene más ingresos. Pero, como sucede en muchos de estos casos, Guillermo está casado en régimen de separación de bienes, por lo que en realidad difícilmente sabemos cuál es su situación económica y si, de verdad, las pasa canutas para llegar a final de mes.

Guillermo Collarte, en la estela de la señora Fabra, no hace más que trasparentar cuál es el pensamiento social de algunos diputados. A mí me recuerdan a aquel personaje pijo de Pedro Ruíz que siempre mentaba lo mal que huele la people. Con 5.100 euros al mes, que en realidad son más (el bruto mínimo es de 5.335,8), las pasan canutas. En este sentido, que el salario mínimo en España esté donde está, que se plantee ya la implantación de los “minijobs”, que se reduzca la nómina a millones de personas que rondan los mil euros… etc, es lo normal, porque el resto de los españoles también tienen que pasarlas canutas. No sólo se va a sacrificar por España el laborioso diputado del Partido Popular Guillermo Collarte. ¡Faltaría más!

Espero que de forma inmediata Guillermo deje de sacrificarse, presente la renuncia a su acta y vuelva a su vida profesional. Probablemente España se lo agradecerá porque lo que no necesitamos son más Collartes en la lista de los mártires y sufridores por el Partido.

Etiquetas: , , , , , ,