20130914185123-diada.jpg

Tengo la impresión de que de muy poco sirve tratar de refutar las mentiras/mitos pseudohistóricos puestos en pie por el nacionalismo catalán en los últimos cuarenta años. Creo que para la inmensa mayoría de quienes se manifiestan proclives a la secesión esos mitos carecen realmente de importancia, manteniendo su posición aunque estos se derrumbaran. Por ello, de muy poco sirve explicar la realidad de la Guerra de Sucesión -nada tiene que ver con un pretendido enfrentamiento entre España y Cataluña-, que Cataluña nunca fue un Estado o que formó parte de lo que fue la Corona Aragón, aunque nuestros estudiantes se encuentren con la transformación de los conceptos políticos medievales en la inexistente realidad de una “confederación catalano-aragonesa”. Menor trascendencia tiene recordar que el nacionalismo es algo relativamente reciente y que fue la máscara utilizada por la burguesía catalana para defender sus intereses económicos. Tratar de frenar el separatismo catalán explicando una realidad histórica que para quienes han asumido el independentismo no es la piedra angular de su planteamiento político es un error. Aunque no quiere esto decir que no sea necesario denunciar esa mitificación y mixtificación.

Mucha más fuerza que la mitología histórica -propia del nacionalismo romántico del XIX- tiene para los independentistas la ideología del victimismo y la confrontación. El victimismo les ha permitido crear una mentalidad de “pueblo” explotado, antes y ahora; la confrontación permanente, basada en la reclamación continua de un mayor techo competencial, ahora centrada en el reconocimiento del derecho a decidir y el concierto económico, exacerba el irracionalismo inherente a todo nacionalismo, facilita la construcción ideológica disolviendo los sentimientos de cohesión, integración y solidaridad nacional de los españoles que pueblan las tierras catalanas, pero también generando tendencias de rechazo entre el resto de los españoles que viven en otras zonas de la nación. Victimismo y confrontación consigue asentar entre muchos catalanes la dialéctica del enemigo, de un único enemigo responsable de todos los males: España.

Este proceso es en realidad fruto de la evolución política española de los prácticamente últimos cuarenta años. Algo que no hubiera sido posible -probablemente inviable- sin la decisión de los diversos gobiernos de ser complacientes con los nacionalismos, de permitir no ya la inmersión lingüística sino la inmersión ideológica en el nacionalismo, que es, en última instancia, la responsable del continuo crecimiento de la mentalidad secesionista que tiene su expresión plástica en manifestaciones como la Diada o en el apoyo electoral que tienen estos planteamientos. La progresiva disolución del concepto y la idea de España, cuya difusión no forma parte del corpus ideológico del duopolio PP-PSOE que ocupa el poder desde hace treinta años; el debilitamiento de los conceptos de integridad, cohesión, solidaridad y misión, básicos para definir España como realidad evitando su conversión en un término para designar simplemente un Estado, al que ha contribuido de forma decisiva el desarrollo del Estado de las Autonomías, han acabado convirtiéndose -sin pretenderlo- en eficaces colaboradores del secesionismo.

El secesionismo es hoy en Cataluña una realidad y conviene no ignorar que probablemente cuenta con un apoyo situado sobre el 30% de la población. Sociológicamente, ya no es sólo la expresión de la izquierda radical o de un sector importante de la burguesía catalana del palacete y del negocio que durante décadas, incluyendo los años del régimen de Franco, ha dominado, como una oligarquía, el poder social, económico y político en Cataluña, es también asumido, no sé si como mal menor, probablemente por efecto de la crisis, por unas clases medias tradicionalmente refractarias a todo tipo de riesgo y que han comprado la “persecución” como responsable del desastre económico provocado por la Generalidad. Esta realidad es así por la expansión de una razón de base similar a la que ha dado vida a la Liga Norte italiana, porque entienden que debido a su riqueza -producto en parte del sacrificio arancelario del XIX y de las inversiones durante décadas realizadas por parte del Estado- sus condiciones de vida serían superiores sin el lastre que supone el resto del país, especialmente de una parte del mismo que retratan como vagos, vividores mientras otros trabajan, y diletantes, porque se ven a sí mismos como el gran motor económico, como los pagafantas de la fiesta. Cualquier estudiante de economía podría no sólo derribar la imagen sino denunciar el simplismo de la misma; pero ello no quiere decir que el mito no haya arraigado con fuerza.

No estamos, pese a las declaraciones más o menos altisonantes, pese a los deseos de ERC, ante el peligro inminente de una declaración unilateral de independencia, porque por muchos catalanes y “charnegos” que hayan acudido a la Diada no representan a la mayor parte de la población de Cataluña y porque, finalmente, si la amenaza de la  consulta se hace realidad la pregunta, tal y como plantea Artur Mas, tendrá como objetivo la proclamación del “derecho a decidir” pero no la independencia en sí, aunque nadie pueda ocultar el planteamiento plebiscitario de la misma. Y estoy seguro de que Arturo Mas respiraría si el gobierno de Mariano Rajoy adopta una posición contundente contra la posible consulta e impide que se ponga en marcha. No vamos a estar en los próximos meses ante el punto sin retorno, simplemente porque el secesionismo burgués de Convergencia y el taimado independentismo de tertulias de café de lujo de Unió está perdiendo el apoyo de importantes sectores económicos pesados catalanes y de los grupos de inversión. Sectores que a la inversa de lo que acontecía en el siglo XIX ven en el nacionalismo no una protección sino un obstáculo cada vez mayor para sus intereses.

Ahora bien, estamos ante una coyuntura político-económica que puede variar en una o dos décadas, evolucionando en un sentido o en otro, por lo que el gobierno y los dos grandes partidos PP-PSOE deberían, ahora que estamos a tiempo, variar su posición con respecto a los nacionalismos para, en vez de acercarse ideológicamente a ellos, con la vana pretensión de hacerse simpáticos a sus votantes, en vez de plantear una nueva redistribución de competencias o abrir vías para conceder formas de concierto económico, impulsar la idea de España implementando vías para rehacer el sentimiento de cohesión, integración y solidaridad nacional. Mucho me temo que esta vía para la restauración nacional no está ni en la agenda del PSOE ni en la del Partido Popular.

Comentarios  Ir a formulario



gravatar.comAutor: vecina

Excelente artículo y muy acertado

Fecha: 14/09/2013 19:00.


gravatar.comAutor: vecina

Excelente artículo que nos muestra la realidad de las cosas.

Fecha: 14/09/2013 19:01.


gravatar.comAutor: Manuel León López

Usted mismo Sr. Torres en la última frase de este excelente artículo nos ha dado su pronóstico de lo que va a ocurrir.

Que Cataluña será independiente, no me cabe ninguna duda. Incluso en ese futuro estado, seguirán practicando el victimismo y la rehivindicación a la "odiosa España", porque viven de ello.

Si alguien quiere permanecer eternamente siendo un adolescente, sin asumir ningún tipo de responsabilidades de sus actos, que se marche a Cataluña. Lo tiene garantizado.

Fecha: 14/09/2013 20:11.


gravatar.comAutor: Blas Antonio

Sr. Torres, ¿no hay ningún comentario el web sobre el acto heroico de patriotas españoles en la sede madrileña de Cataluña el pasado día 11?
¿O no es una acto patriótico? Según Jesus, decía "escupire de mi boca a los tibios"
Si AES no dice nada es que es tan tibio como el PP.
CAFE. ¡¡AE!!

Fecha: 16/09/2013 00:59.


gravatar.comAutor: Hispano

Creo que Alternativa Española debe decir algo en relación con el acto de los patriotas que acudieron a la libería Blanquerna en Madrid.

Fecha: 17/09/2013 07:08.


gravatar.comAutor: Paco

Todo mi respeto al señor Francisco Torres y toda mi admiración y apoyo al grupo de patriotas que entraron en la Librería Blanquerna para reventar el acto secesionista. “El separatismo es un delito que no perdonaremos”, decía José Antonio.

El separatismo lo tenemos por culpa de la puta democracia parasitaria. Ha sido suscrito por el actual Estado corrupto y partitocrático, con lo cual, el problema de Cataluña o Vascongadas no encontrará solución cuerda dentro del régimen contemporáneo. O hacemos caer este sistema o toda esperanza de mantener la unidad y la identidad de España, se acabarán para siempre.

Fecha: 26/09/2013 18:47.


gravatar.comAutor: askatasuna

acto heroico la irrupción de 4 ultras en Madrid durante el transcurso de la Diada?? de verdad acto heroico?? que vergüenza, a mas de uno le gustaría que franco aun viviera..he leído algo también sobre las vascongadas. venga hombre, Euskal Herria, a las cosas por su nombre, y lo que sois, fascistas. acto heroico no, acto terrorista, eso es lo que fue y lo que os gusta la política del terror, ahora cuando el de al lado es el que quiere decidir tenéis miedo y lo tachais de terrorista. que pena de España robada por fascistas y señoritos. solo recordar que en el acto de la diada el primer cerdo que salió, el de alianza nazional, es representante de un partido asesino e impune, Guillem Agulló ni oblit, ni perdó.

Fecha: 28/09/2013 18:43.


gravatar.comAutor: Anonimo

Sobre la libreria Beta:





Solo pasense por aqui y vean las injusticias y los abusos que pueden llegar a cometerse en una empresa privada con un buen nombre y bastante prestigio que ha llegado hasta donde está gracias al trabajo de los empleados, mal tratados, infravalorados y a los que se les exige mucho más de lo que se les da. Aqui se explica perfectamente la situación que llevan años soportando los empleados y que ya está llegando a afectar a los clientes, tanto porque los empleados no pueden más, como por la falta de servicio y cordialidad por parte de sus dueños al hacer cosas como dejar apagadas gran parte de la iluminación, no encender la calefacción, la falta de productos por dejar de traer libros de distribuidores que no le hacen el descuento que exigen, la falta de personal con lo cual el poco que queda tiene que echar horas extra que no cobran… etc.
Les dejo la dirección.
http://abusosdelibreriasbeta.blogspot.com/

Fecha: 05/10/2013 07:36.


gravatar.comAutor: Félix Borosa

Gracias por su excelente artículo. Está claro que a la situación actual se ha llegado por la dejadez de los dos grandes partidos, por no haber tenido el coraje suficiente para afrontar y frenar la deriva secesionista de Catalunya y Euskadi, por la nula ayuda prestada a los que nos sentimos catalanes y españoles para desmontar la falsificación de la historia que nos quieren vender. Como bien dice, no creo que esté entre las prioridades del PP ni del PSOE el reconducir la situación y establecer unas definitivas reglas de juego. No obstante están emergiendo políticos y partidos jóvenes, sin ningún tipo de ataduras, que nos permite seguir soñando en que algún día se acabará esta pesadilla

Fecha: 03/01/2014 20:31.


Añadir un comentario



No será mostrado.