20130121144425-blog-comunicado.jpg

 

                   Mariano teme a los idus de marzo

Visto lo visto lo ilógico sería que los ciudadanos no estuvieran indignados. Sólo los incondicionales -que los hay- o los ciegos se conforman ya con explicaciones tan burdas y tan absurdas como las que estamos oyendo ante el primer amago de que caiga algo más que el extesorero del Partido Popular. Excusas propias de los tiempos en los que casi todos preferían mirar para otro lado; refugiarse en un cómodo nirvana para no preguntarse, como decía un viejo cuplé, “de dónde sacan para tanto como destacan”. En tiempo de bonanza, cuando el pelotazo y la mordida estaban bien vistos, aceptados socialmente, cuando los trapicheos y las comisiones eran perdonadas porque a todos llegaban, podían ser suficientes las declaraciones, las justificaciones y los siempre eficaces mensajes que los testaferros mediáticos se encargaban de esparcir como nuevos predicadores de la verdad.

Empantanados en la cómoda y resultona explicación del “y tú más”, que diluye y hace olvidar las responsabilidades la casta política -el grupo de partidos que de verdad son poder-, no han sido capaces de asimilar la profunda repulsa de una ciudadana que los ha soportado como un mal necesario. Hasta hoy se han refugiado, porque ha sido efectivo, en la sempiterna explicación de que de lo que estaban hartos los ciudadanos era de los “otros”, de los que habían abandonado el poder, porque siempre tenían a mano esos “otros”.

Lo que ha acontecido en los últimos días -muestra del grado de podredumbre del sistema partitocrático que tenemos- probablemente haya sido una de las gotas que está amenazando con colmar el vaso, pese a los enormes esfuerzos que por reconducir la situación están desplegando los altavoces mediáticos del gobierno para mantener al menos a los propios dentro de los escasos márgenes de credibilidad que aún conserva el ejecutivo de Mariano Rajoy. Puede que el presidente del gobierno y máximo dirigente del Partido Popular, que ha formado parte del núcleo dirigente del partido durante prácticamente las dos últimas décadas, crea que para conjurar la verdad es suficiente con unas palabras recibidas calurosamente por lo más florido de sus mesnadas; con frases altisonantes que de tan reiteradas suenan a palabrería hueca -¿de qué han servido las comisiones de investigación en España?-; que  todo queda solucionado simplemente con anunciar que llegará hasta la verdad “caiga quien caiga” sin que el pulso le tiemble y su periódico favorito lo reproduzca en portada. Puede Mariano Rajoy pensar que la bobalicona ciudadanía acudirá sin problemas nuevamente a pastar seducida por ese bochornoso argumentario remitido por la Oficina de Información del PP a todos los dirigentes y periodistas amigos para que repitan como los loros o las cacatúas, como de hecho llevan haciendo desde que estallara el escándalo, lo que no son más que consignas elevadas sobre la piedra angular de la negación y las verdades o mentiras a medias. Maniobras que no hacen más que ampliar el descrédito cada vez mayor de la clase política ante una ciudadanía que ni tan siquiera cree que la justicia pueda actuar contra ellos. Y, en esta ocasión, la sensación de deterioro es tal que ni la alegría va por barrios, pese a lo triste que anda la barriada socialista, por lo que hasta Pérez Rubalcaba -¡quién lo diría!- trata de refrenar a sus dientes de sable ansiosos con lanzarse a la yugular abierta del PP.

Los 22 millones de Euros acumulados por el tesorero-gerente del PP sumados a las revelaciones del diario El Mundo, cuyo encargado de investigación anuncia que si se supieran los nombres de sus fuentes temblaría Génova 13, acerca de los sobres repartidos con jugosos emolumentos entre miembros de anteriores cúpulas del partido, se añaden al rosario de corruptelas que hacen que el español de a pie, ese al que los altavoces mediáticos y algún político acusan de haber vivido por encima de sus posibilidades y casi de ser responsables de la crisis, se sienta tan engañado como estafado. Muchos son ya los presuntos estafadores: socialistas y populares, yernos que nos retrotraen a los tiempos de los hermanos, negocios fraudulentos orquestados desde el poder con ERES, millones acumulados en paraísos fiscales por sonoros apellidos nacionalistas, tramas de corrupción para financiar al partido que acaban por financiar a los conseguidores y como estrambote los menús de calidad para diputados del Congreso a 3.55 -el resto hasta completar la factura lo pagan los españoles que han vivido por encima de sus posibilidades- mientras en los colegios se tiene que recurrir a la fiambrera rebautizada con un insoportable anglicismo y se les cobra por el uso del tenedor, la servilleta y el microondas.

Puede Mariano Rajoy, Cospedal y demás tomar a los ciudadanos por borregos o tontos, o quizás creer que están dotados de ignotas capacidades hipnóticas, pero el rostro debiera demudarse cuando en su argumentario blasonan de que el tal Bárcenas, un aprovechado que se hizo rico sin que nadie en Génova 13 se preguntará cómo era eso posible, “dejó de ser tesorero, senador y militante” del PP y que todo se reduce a un asunto particular de un señor particular. Tan particular que según es público y notorio el que ya no era ni militante seguía teniendo coche del partido y despacho en Génova 13 hasta los días previos del estallido del escándalo, con lo cual todo está dicho.

Quizás alguien debiera recordarle a Mariano que “Bruto no era un hombre honrado” y que la mujer del César no sólo tiene que ser virtuosa sino además parecerlo si no quiere perder la credibilidad. Aunque probablemente al presidente del gobierno le preocupen mucho más los idus de marzo que nuevamente se anuncian. Esos en los que por el bien del partido como antaño lo fuera por el bien de Roma se puso fin a la vida del César.

 

Comentarios  Ir a formulario



Autor: vecina

No hay pan para tanto chorizo

Fecha: 21/01/2013 15:43.


Autor: luis

Sinvergüenzas. Así de claro

Fecha: 27/01/2013 18:44.


Autor: pepero

Yo espero que Mariano limpie bien el nombre de nuestro partido.

Fecha: 27/01/2013 18:45.


gravatar.comAutor: Pedro Andreu

No se como hacer llegar AES que el proceso para firmar "Las Autonomías a Referéndum" es difícil y poco claro.
Saludos

Fecha: 28/01/2013 11:14.


Autor: Francisco Torres García.

No es tan complicado. Descarga la hoja de firmas a que te remite la web pinchando sobre la imagen de portada. Después enviala por correo normal.

Fecha: 29/01/2013 08:52.


Añadir un comentario



No será mostrado.